Ir al contenido principal

El Espíritu de la Verdad

Guillermo de san Teodorico

El Espejo de la fe

«El Espíritu de la Verdad os guiará hasta la verdad plena»

«¿Quién conoce lo íntimo del hombre, sino el espíritu del hombre
que está en él? Del mismo modo, lo íntimo de Dios lo conoce sólo el
Espíritu de Dios» (1 C 2,11).

Apresúrate, pues, a participar del Espíritu Santo: cuando se le invoca, ya está presente; es más, si no hubiera estado presente no se le habría podido invocar. Cuando se le llama, viene, y llega con la abundancia de las bendiciones divinas.

Él es aquella impetuosa corriente que alegra la ciudad de Dios (sl 45, 5). Si al venir te encuentra humilde, sin inquietud, lleno de temor ante la palabra divina, se posará sobre ti y te revelará lo que Dios esconde a los sabios y entendidos de este mundo (Mt 11,25). Y, poco a poco, se irán esclareciendo ante tus ojos todos aquellos misterios que la Sabiduría reveló a sus discípulos cuando convivía con ellos en el mundo, pero que ellos no pudieron comprender antes de la venida del Espíritu de verdad, que debía llevarlos hasta la verdad plena...


Así como aquellos que quieren adorarle deben hacerlo en espíritu y verdad, del mismo modo los que desean conocerlo deben buscar en el Espíritu Santo la inteligencia de la fe... En medio de las tinieblas de las ignorancias de esta vida, el Espíritu Santo es, para los pobres de Espíritu (Mt 5,3), luz que ilumina, caridad que atrae, dulzura que seduce, amor que ama, camino que conduce a Dios, devoción que se entrega, piedad intensa.

El Espíritu Santo, al hacernos crecer en la fe, revela a los creyentes la justicia de Dios, da gracia tras gracia (Jn 1,16) y, por la fe que nace del mensaje, hace que los hombres alcancen la plena iluminación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ORACION Y AUTOCONOCIMIENTO

ANSELM GRÜN : Conferencia CONSUDEC 19 DE ABRIL DE 2006.


Autoconocimiento:

El objetivo de la oración es volverse uno con Dios, la oración es la mayor dignidad que puede alcanzar el hombre. Según Evagrio en ese camino nos debemos conocer a nosotros mismos.
No existe encuentro con Dios si no nos encontramos con nosotros mismos. Al prinicipio nos encontramos con nuestra ira, con nuestros problemas y preocupaciones, y finalmente con nuestras imágenes de Dios.
Si nos quedamos con las imágenes , nos quedamos con el Humo en lugar del Fuego, porque el fuego es hacerse uno con Dios.

Evagrio habla de 9 pasiones o Logismoi, Los 9 Logismoi son pasiones, es necesario enfrentarse a ellas y entablar un dialogo con ellas.
El Eneagrama de los griegos se corresponde con los 9 Logismoi de Evagrio.

Los 9 Logismoi se dividen en 3, Epidemia (Comida, Sexo, y avidez de posesión), Tymos o emociones (tristeza, ira, acedia o desánimo)

Los 3 impulsos básicos tienen un implicito un impulso espiritual, la comida ti…

LA ORACION CONTINUA por San Juan Casiano

CONFERENCIA X, CAPÍTULO X: Del método de la oración continua.

El símil que has tomado, de la oración continua que admirablemente has comparado con la enseñanza a los niños, está plenamente justificado. Los niños sólo pueden tomar las primeras lecciones del alfabeto y reconocer las formas de las letras, y dibujar sus figuras con una mano firme si la tienen, mediante la copia de formas cuidadosamente impresas en cera, se acostumbran a expresar sus figuras, por la constante mirada e imitación diaria. Análogamente en la ciencia del espíritu, es preciso que tengamos un modelo hacia el cual orientar con insistencia nuestra mirada.
Tenemos que darle la forma de esta contemplación espiritual, en la que siempre se puede fijar la mirada con la máxima firmeza, y aprender a considerarlo beneficioso en la continuidad ininterrumpida, así como lograr por la práctica de la misma y por la meditación subir a una conciencia aún más elevada. Esta fórmula debe entonces ser propuesta tomándola de es…
Para leer sobre practicas de meditacion:


Siguiendo a Jesus en Maria (Bernardo de Oliveira -Trapense) , lean el capitulo XV ORACION ABREVIADAIntimidad con Dios (Thomas Keating - Trapense) Meditacion Cristiana nuestra practica diaria (Lawrence Freeman - Benedictino)